logo dos second chances blanco

Historias de DOS

El poder de las segundas oportunidades


Más de una vez me he encontrado divagando, pensando en cómo pequeños acontecimientos puntuales pueden cambiar totalmente el transcurso de nuestra vida. Como si alguien, llamémoslo destino o subconsciente, supiera que necesitamos un cambio, una segunda oportunidad. A veces estos cambios pueden aparecer tras una larga lista de pensamientos premeditados y otras, sin embargo, se suceden en una suerte de efecto mariposa que llega a nuestra vida de la manera más imprevisible. Ahí es donde empiezan las segundas oportunidades.

Debo reconocer que durante años he buscado entre personas, paisajes y páginas ese elemento que produjera un click en mi mente y fuera el preámbulo de un nuevo capítulo. Quizá más limpio, menos amargo que el anterior. Con el paso de los años he llegado a tener mi propia teoría de las cosas tras haber vivido en diferentes ciudades y haberme rodeado de personas con historias completamente diferentes a la mía propia. El verdadero cambio en la vida de cualquiera no se debe buscar a miles de kilómetros de distancia, sino en la voluntad de entender que mejorar solo parte de uno mismo.

Quizá parezca inverosímil, pero siento que hay cierta belleza en la manera en la que DOS se cruzó en mi camino. Con el café aún caliente sobre el escritorio ese día marqué el teléfono de una de mis mejores amigas de Londres, una de esas personas que tienen su propia energía y con la que puedes hablar casi de cualquier cosa, desde el tiempo hasta el sentido mismo de la vida.

Llevábamos tiempo desconectadas, liadas con una cosa u otra y ese día por fin, habíamos agendado un espacio solo para nosotras. Entre resúmenes aproximados de nuestro día a día y varias anécdotas, las conversaciones banales dieron paso a “la pregunta”, esa que solo te puede hacer alguien que conoce verdaderamente tus ambiciones y sueños. Una pregunta que como siempre pasaba cuando salía a escena, me causaba entre pánico y mariposas en el estómago.

¿Cuál era el próximo paso?¿ Mi próximo proyecto?

Supongo que hagamos lo que hagamos y por mucho que maduremos, siempre hay una suerte de magia que nos mueve. Si has tenido un sueño entenderás exactamente a lo que me refiero. Para mí, ese sueño siempre había sido poder ser la voz de algo que necesitara ser contado. Este fue sin duda el motivo que me llevó a estudiar periodismo, eso, y mi pasión por la lectura. Sin embargo, en la universidad descubrí que no deseaba borrar mi huella de los textos que redactaba. Entre cámaras y textos informativos fui más consciente que nunca de que mi última meta era encontrar ese algo que me permitiera descubrir, sentir y hablar sobre ello apasionadamente.

Le contaba esto mismo a mi amiga, cuando de manera casual me habló de Johanna, la persona tras el telón de DOS; como si ella supiera que nuestros caminos debían encontrarse. Y desde ese momento hasta la fecha, no he tenido duda alguna de que este proyecto tenía que ser contado. DOS no es simplemente un negocio o un proyecto de vida. Es arte, dedicación, belleza y luz. El propósito de ser mejor en un mundo lleno de obstáculos para el cambio.  

Y esa es exactamente la razón por la que nos encontramos aquí y por lo que te agradezco que nos sigas leyendo. Hoy destapamos una nueva etapa, una segunda vuelta a la lo que llevaba gestándose desde hacía años. A través de este pequeño rincón cibernético queremos llevaros con nosotras hasta el centro creativo de DOS, entre bordados y diseños artesanales queremos que conozcáis la parte humana tras la marca, sus procesos de creación y el papel que desempeña DOS en el mundo de la moda.

Con Historias de DOS crearemos además un diario personal que podamos escribir junto a vosotras en el que aprender, reflexionar y cosechar pensamientos que nos puedan ayudar a llevar una vida más plena y sostenible.

Si tú también llevas tiempo queriendo realizar cambios en tu vida te invito a que te quedes y que nos reunamos cada viernes en este mismo sitio, como viejos conocidos. Para mí esta es una nueva temporada que no sé todavía que nos deparará pero que estoy convencida que traerá cientos de cosas maravillosas. Esto es solo el comienzo de una nueva historia que contar.

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo

Alexei Tolstoi